sábado, 27 de diciembre de 2014

Esta vez

Me preguntas por qué no toco a su puerta. Porque no tengo nada qué decirle, nada que contarle. La última vez se sintió tan triste de verme, como si mi existencia le doliera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada